© 2019 por Federación de Educadores en Diabetes de México. Derechos reservados

Acompañamiento del Educador en Diabetes.

Autora: LEO y ED Ma. Alejandra Gpe. Martín Quezada.
Miembro de la Federación de Educadores en Diabetes de México A. C.

¿Por qué hablar del acompañamiento que puede brindar el Educador en diabetes a la persona que vive con diabetes y a su familia?

  • Porque en nuestra labor como Educadores en Diabetes, el objetivo principal es ayudar a que la persona que vive con diabetes se reintegre a su Vida con las mejores herramientas, a que él logre tomar decisiones que lo lleven a tener un buen control y pueda desarrollarse como ser humano en plenitud

  • Para que estas decisiones ayuden a que su familia y su entorno sean de gran apoyo, situación por la que nos será necesario además de los conocimientos pedagógicos, el desarrollar la sensibilidad para establecer un acompañamiento o relación de ayuda que además de la esfera física, pueda acompañarlo(s) en el aspecto emocional, espiritual y social.

 

¿Qué es acompañar?

Como menciona José Carlos Bermejo (1997) en su libro “Humanizar la Salud” “Con frecuencia el proceso del acompañamiento o relación de ayuda al enfermo se reduce a comprender lo que vive, a acogerlo y transmitir comprensión, porque es así como el enfermo realiza un camino de vivencia de su enfermedad de modo personal, aunque sea a base de mecanismos de defensa desencadenados por la angustia que acompaña al sentimiento, de inseguridad y frustración propios de la enfermedad” [14]

Para acompañar entonces se hace necesario que el Educador en Diabetes, favorezca una primera habilidad: su desarrollo personal ( físico, emocional, mental es decir el de los pensamientos, ideas, sentimientos así como el espiritual).

 

También se vuelve fundamental que recuerde como es la vivencia de ser ayudado, pues será más fácil entonces entender esta necesidad de ser comprendido, acogido, con sus dudas, reclamos, su duelo, es decir con todas las emociones que pueden generarse al conocer que se ha perdido la salud; sin perder de vista que no sólo pierde la salud la persona que recibe la noticia, sino que también sucede en los grupos a los que pertenece, ya sea el familiar, el social o el de trabajo.

 

Así pues, esta pérdida de salud, esta noticia, debe ser acompañada también por nosotros en estos grupos donde tendremos que ayudar a encontrar las mejores herramientas que se poseen para afrontar, sus dudas, sus reclamos, su duelo.Se hace necesario entonces que se dé espacio para poder expresar estas emociones que se viven de forma personal y grupal.

 

El Educador en Diabetes debe poseer o desarrollar una segunda habilidad que sería el obtener conocimientos de Psicología y de Antropología para poder conocerse y comprenderse a sí mismo, en primer término, para después poder entender a la persona y sus grupos de pertenencia en sus necesidades de trascendencia y emocionalidad, ambas influenciadas por sus creencias, formas de percibir y afrontar las situaciones de la vida y de las pérdidas que se han ido presentando a lo largo de sus vidas.

La tercera habilidad es la competencia dentro de su ramo profesional en la praxis. Es decir tener los conocimientos propios de su profesión,  las habilidades y destrezas necesarias para un satisfactorio desempeño que le ayudarán.

 

Si el Educador en Diabetes logra unir estas tres habilidades estará fortalecido para poder acompañar a la persona que vive con Diabetes y su familia.

Nuestra labor de acompañamiento y educación habrá dado frutos cuando la persona que vive con diabetes y su familia sean capaces de tener una adaptación saludable a la diabetes.

 

¿Cómo saber que se ha dado una adaptación saludable a la diabetes?

  • Cuando la persona que vive con diabetes y su familia han experimentado sus emociones, son capaces de sentirlas, procesarlas, digerirlas y utilizarlas sin ver obscurecido su funcionamiento intelectual, encontrando así herramientas personales y de grupo para afrontar la pérdida de salud y cambiar su percepción ante la misma.

 

Las herramientas que todo Educador en Diabetes puede desarrollar y favorecer para tener un acercamiento con el sentir de la persona y su familia, son:

  • Desarrollo personal de los integrantes del equipo de salud (conocimiento personal sobre sus emociones y manejo de las mismas, valores, etc)

  • Escucha Activa. Mirar a los ojos de la persona, disponer de tiempo para escuchar lo que la persona tiene que decir, dejar los pensamientos personales fuera, parafrasear para saber si hemos comprendidio lo escuchado

  • Desarrollar la Empatía. Cuando puedo comprender la parte cognoscitiva de la persona (que dice, como comprende su situación, cuáles son sus pensamientos acerca de la vivencia de su enfermedad y de su día a día), sus emociones y sentimientos y la situación personal del mismo, su familia y entorno.

  • Establecer rapport. Cuando se siente que hemos creado sintonía psicológica y emocional con la persona.

  • Validación de sentimientos. Ya sea que lo realicemos con gestos, o con el lenguaje al aceptar que aquello que esta sintiendo es posible. (aunque se esté o no de acuerdo con ello)

 

Si los Educadores en Diabetes logramos que la persona que vive con dicha enfermedad y su familia expresen su sentir acerca de esta pérdida de la salud y colaboren, habiendo aceptado su situación, habremos dado un gran paso en la educación a través del acompañamiento.